Sentado en un Café. (Cuestionando la vida y la fe cristiana).

Estándar

20141030_154044

Acá estoy, sentado en un café con un vaso de mocca terminado y un ponque de zanahoria a la mitad desmoronandose, así es exactamente como siento ahora mismo, siendo desintegrado poco a poco con el pasar del tiempo y comido por la vida -no me malentiendan, no es que la vida no tenga cosas positivas ni que yo no vea la esperanza en ella, pero he aprendido que no todo el tiempo las cosas se sentirán/saldrán/estarán bien… y con eso hay que aprender a vivir, aceptarlo y enfocarse en cómo sacar mayor provecho para que esa situación eventualmente glorifique a Dios-, pero al mismo tiempo estoy luchando por ganarle la batalla a la desesperanza, siendo intencionalmente débil delante de Jesús para que el me fortalezca frente a las dudas que me quieren consumir hasta llevarme a un abismo donde no hay más que decepción, vacío, amargura, resentimiento, negativismo y muerte.

Esas dudas me rodean y atacan a diario, son incontables las veces que me he preguntado si esto de verdad vale la pena, si habrá algún momento en que dejaremos de tener dolor y sufrimiento y finalmente descansar por poco disfrutando una cosa buena de la vida.

Resulta que esas dudas son las que me hacen despertar cuando choco durísimo contra la pared de la realidad, y no la realidad humanamente hablando, sino la realidad que es verdadera, la de algo que va más allá… esas dudas son las que me hacen mantener mi fe, guardarla, atesorarla, defenderla y a pesar de cuestionarla, seguir aprendiendo y entendiendo que voy en el rumbo correcto, asi me sienta perdido la mayoría del tiempo… así no vea señalización, frente a cada sendero torcido por una duda, hay mil y un obstáculos que me enseñan a seguir el rastro del verdadero camino(Juan 14:6), que es el mismo que hace ese camino derecho (Proverbios 3:6, Isaías 45:2-3)… es complicado.

Mientras estoy sentado aquí en silencio, con todo el mundo alrededor pareciendo preocuparse por cosas triviales, de repente buscando la felicidad o el sentido de la vida… mi interior está gritando y revolucionado como un tornado por esas dudas que van chocando con respuestas que Dios me da, y se agudiza el sacudón, mientras Él va derrumbando esquemas y me hace desaprender lo que creía saber de la vida y de la fe… miro por un momento a cada persona y me río internamente porque disfruto ver cómo cada quién es tan hermoso y refleja la gloria de la creación de Dios -aunque la hayamos corrompido-.

Sigo comiendo mi ponque de zanahoria y casi se termina…

Y aquí algunos pensamientos de cosas que Dios me va enseñando:

●Mi propósito en esta vida no es vivir para mi, eso traerá dolor y decepción pero nos hará saber que hemos sido creados para algo más… por lo que

●Nada en este mundo nos satisface para siempre, por lo cual necesitamos siempre cambiar o probar algo nuevo y buscamos hasta el cansancio pero no lo encontramos… eso es porque

●Nuestro deseo por algo más, algo satisfactorio de verdad se basa en un deseo más grande que lo que podemos entender, un deseo por otro mundo totalmente desconocido por ahora…

●Fuimos creados para otro mundo, somos extranjeros o peregrinos en este mundo, por lo tanto así acumulemos todo tipo de bienes, riquezas, etc.. nunca nos sentiremos a gusto… hay algo más.

●Hay esperanza de que este mundo lleno de sufrimiento, dolor e insatisfacción pase y llegue el momento en que esa esperanza sea cumplida.

●Esa esperanza es Jesucristo. Totalmente.

●Nuestro esfuerzo por entender la vida nos deja con más dudas y hasta con mas insatisfacción y preguntas sin responder, pero eso no es malo…

●Este viaje es duro, y corto comparado con la eternidad… pero vale la pena.

●No hay nadie que nos entienda mejor, acepte mejor, consuele mejor, y nos acompañe mejor en nuestro sufrimiento a través de esta vida que Jesús. El sufrió lo suficiente para ser el estándar más alto de contentamiento a pesar del dolor.

●Si traspolamos nuestras expectativas rotas, decepciones, deseos inconclusos y malas relaciones o experiencias a nuestro concepto de Jesús, definitivamente nos cerraremos y la incredulidad y la desesperanza se apoderarán peligrosamente de nuestra fe y de nuestra identidad en cristo y la forma en que percibimos nuestro gozo en Dios.

●Nuestro gozo o alegría se ve forjado por las durezas que superamos en las fuerzas de Cristo y por la esperanza de una vida mejor a la luz de la eternidad. Y se acrecenta a medida que intencionalmente dejamos que el Espíritu santo nos consuele y nos guíe a toda verdad.

●No vale la pena cerrar tu corazón a Jesús o su verdad, esto sólo traerá mas frustración a nuestras vidas por rechazar algo que es de beneficio para nuestra alma.

●La vida es dura, más dura fue la muerte de Jesús, y ésta última no solo trajo redención y vida eterna sino que cumplió la justicia divina y puso todo en el lugar que correspondía, trajo orden al universo y nos dió un sentido, nos reconcilió con Dios. Esto significa que las durezas o dificultades de este mundo, nos preparan para una gloria o bienestar mayor en el futuro, es decir, el largo y duro camino a casa dará sus frutos cuando estemos en eterna comunión con nuestro Creador, siendo FELICES PARA SIEMPRE -literalmente-. (Toda semilla debe morir para que lleve fruto Juan 12:24-26)

●Cristo es difícil de vivir, la manera de Jesús es un enigma que a diario vamos descubriendo, pero no es agradable para los que nos gusta lo fácil.

●Esta montana rusa es lo máximo.

●Amar y perdonar son indispensables para ser felices. – en serio –

●El verdadero gozo se encuentra en el sufrimiento.
● Qué paradoja. Qué complejidad.

● El cafe de okafe está demasiado bueno, sigue siendo bueno.

● El ponque de zanahoria vale la pena comerlo.

● No estoy sólo, tampoco lo estás TÚ.

●Vamos en la dirección correcta, el rumbo que llevamos tiene el mejor destino que existe, y el camino que lleva a el es el menos transitado, el más difícil, pero el que más vale la pena. JESUCRISTO.

 20141030_142602

Cualquier comentario, opinión u experiencia personal son bien recibidos en los comentarios.

¡Me gustaría saber qué piensas!

De amores y voluntades.

Estándar

¿Por qué nos empeñamos en torcer la voluntad de Dios, sobretodo cuando se trata de ‘amor’?

pasion

Verán,  en nuestra sociedad actualmente todo el mundo anda buscando a su media naranja, el indicado(a), the one, el perfecto(a), y pare de contar…

Algo similar he observado con extrema preocupación en nuestra cultura -cristiana- a lo largo de los años, trabajando con adolescentes y jóvenes (siendo parte yo mismo de los anteriores grupos mencionados), pero en este caso siendo ‘cristianos’ le atribuimos un sinfín de cosas a la voluntad de Dios -incluyendo el noviazgo y matrimonio- cuando la verdad es que lo que impacta de manera inimaginable en los resultados de nuestro futuro son las decisiones y acciones que tomamos a diario  -BASADAS EN LA VOLUNTAD DE DIOS-; no es que yo no crea en la voluntad de Dios, o en que Él tiene el matrimonio dentro de sus planes para la mayoría -excepto para los pablos de este siglo- (más referencias aquí 1 corintios 7:8-9), todo lo contrario, estoy plenamente convencido de lo que él promete: que tiene planes para bien para darnos un futuro y una esperanza… y todo nos ayuda a bien a los que le amamos… y dentro de ese futuro muy probable y mas seguramente están contados una pareja, hijos, casa y un hogar con abundante felicidad. Pero para ello, debemos estar seguros que aceptamos y vivimos en la voluntad de Dios.

Entonces ¿cuál considero que es el problema más común presentándose hoy en nuestros corazones, creencias y estilos de vida? -el cual afecta en nuestras decisiones y últimamente nos hace cometer grandes errores, dañando ese plan para bien destinado a nosotros-.

san-valentin

Muchas cosas están mal con nosotros como seres humanos, muchas otras como cristianos, y cuando somos jóvenes no vemos el panorama completo, porque somos tercos… dicho eso, cabe destacar que la idolatría ha traído y sigue trayendo problemas al hombre en su relación con Dios y con los demás, viviendo para el ‘yo’, con egoísmo y persiguiendo el bienestar momentáneo que está limitado a este mundo mortal… Si, la idolatría no es solo venerar imágenes… Es adorar o darle el lugar/importancia/espacio a otra cosa que no es Dios, cuando en realidad fuimos creados para hacer lo contrario… entonces, la idolatría es no darle a Dios el lugar y prioridad que merece en nuestro día a día.

De allí parte la gran problemática de nuestra cultura actual en la que intercambiamos el significado de la voluntad de Dios y lo acoplamos a lo que nos beneficia, o creemos que es lo mejor para nosotros basándonos en como nos hace sentir o qué obtenemos de ello… depende de cuánto placer o ‘alegría’ nos cause y también de cuantos esfuerzos y sacrificios que eso amerite -nos aterra que sean muchos, queremos todo fácil-.

Cuenta un relato que un chico tenía una relación de dos años con una chica a la que visitaba a diario en su caballo desde un pueblo a otro, y en repetidas ocasiones le dijeron que no le convenía pero él no quería hacer caso a las personas con experiencia que lo aconsejaban y decidió hacer este trato con Dios: “señor,  si no es tu voluntad que yo siga mi relación, hoy no podré llegar a casa de mi novia, pero si es tu voluntad, mi caballo me llevará directo hasta ella y así sabré que es para mi…” esa misma tarde el joven se montó en su caballo y este empezó a ir en la dirección a la que acostumbraba todos los días a la misma hora.

Sabemos el final de la historia, este joven decidió disfrazar su voluntad (en este caso la de su caballo) y hacerla parecer la voluntad de Dios… Todos sabemos que los animales actúan por instinto y el caballo ya tenía una rutina, era obvio lo que pasaría y como era seguro este joven decidió arreglar su destino a su conveniencia.

crossroad

Parece que vivimos a diario dejando nuestro futuro al caballo (nuestra terca voluntad egoísta) al dejar que éste tome las decisiones de importancia por nosotros, entonces nos quejamos cuando nos sale todo mal, o no es el resultado que queríamos. Por ejemplo: nos rompen el corazón, herimos a alguien, hay un embarazo no deseado, o un matrimonio infeliz -todo por decidir pensando en lo que queremos en ese momento-… pero si miramos en retrospectiva nos damos cuenta que siempre estuvo Dios señalando el camino y haciendo clara su voluntad, que es buena, agradable y perfecta pero para nosotros es increíblemente difícil aceptarla… precisamente porque somos orgullosos, egoístas y envanecidos, y nuestra mente tan limitada no puede entender sino hasta que Dios nos ilumina todo el panorama y ahí si abrimos la boca para decir: “oooooh, ahora si tiene sentido. Que tonto fui al no confiar en Dios cuando el me dijo, al final Dios todo lo obra para bien y me lo demuestra siempre pero esta vez me faltó fe”.

Algo tan importante como lo es una relación de pareja, o con quién vas a casarte, lo estamos decidiendo basándonos en nuestro propio interés a corto plazo de ‘no estar solos’ o ‘tener a alguien’… pensando que estamos satisfaciendo una necesidad… cuando la verdad nos estamos desgastando, no estamos siendo conscientes y entregamos todo en una relación que no tiene futuro probablemente porque o no es el tiempo o no es la persona adecuada…

Y cómo saber quién es la persona adecuada? ‘The one’…heart_question_mark

¡JA!

Frases de C.S Lewis

Estándar

1. “Las prostitutas no están en peligro de encontrar sus vidas tan satisfactorias que no puedan volverse a Dios. Los orgullosos, avaros, y seguros de ellos mismos, sí”.

2. “El evangelio para mí es simplemente irresistible”.

3. “Cristo fue el único hombre que nunca cedió a la tentación, es el único hombre que sabe completamente lo que la tentación significa”.

4. “El hijo de Dios se hizo hombre, para que los hombres pudieran ser hijos de Dios”.

5. “Hay todas las diferencias del mundo, entre las palabras perdonar y excusar”.

6. “Dios tiene infinita atención para darnos a cada uno de nosotros. Tú estás tan solo con Él, como si tú fueses el único ser que el hubiese creado”.

7. “El cristianismo es la historia de como el Rey Justo ha venido, puedes decir que disfrazado, y nos está llamando para que tomemos parte en su gran campaña de sabotaje”.

8. “El Libre Albedrio es la posibilidad que tenemos de elegir entre el bien y el mal, este Libre Albedrio hace que la felicidad, el amor y el gozo valgan verdaderamente la pena”.

9. “El hombre cayó por querer ser como Dios y hacer su camino sin Él, sin embargo no podemos vivir sin Dios pues Dios es el combustible que mueve nuestras vidas.”

10. “El Cristianismo no es tan simple como lo pintan, hay muchas personas que tratan de construir una versión del cristianismo para niños”.

11. “Creo en el Cristianismo así como creo que el sol ha salido. No sólo porque lo veo, sino porque gracias a que lo veo puedo ver todo lo demás”.

12. “Cada alma mirará a Dios como su primer amor, porque Él es su primer amor”.

13. “Dios no puede ser producto de mi imaginación, porque, para nada, Él es lo que yo pude imaginar de Él”.

14. “Y es que Dios nos habla por medio de la conciencia, y nos grita por medio de nuestros dolores”.

15. “La mejor defensa contra la mala literatura es una experiencia plena de la buena”.

16. “Los cristianos que más hicieron por el mundo presente fueron precisamente aquellos que pensaron más en el venidero. Fue a partir de que los cristianos comenzaron a pensar menos en el otro mundo que se hicieron más ineficaces en éste. Apunta al cielo y también le darás a la tierra; apunta a la tierra y no le darás a ninguno.”

17. “Mi argumento contra Dios era que el universo parecía tan cruel e injusto ¿Pero de donde tengo yo la idea de justo e injusto? Un hombre no llama a una línea torcida a menos que sepa lo que es una línea recta”.

18. “Tú averiguarás más de Dios por la ley moral del universo en general así como tu averiguarás más de un hombre por medio de escuchar su conversación que mirando la casa que ha construido.”

19. “Un hombre no puede disminuir la gloria de Dios al negarse a rendirle culto, más de lo que un lunático puede apagar el sol al escribir la palabra ‘oscuridad’ en las paredes de su celda”.

20. “El cristianismo, si es falso, no es importante. Si no es falso, es infinitamente importante. Lo único que no puede ser, es medianamente importante”.

¿Cuál es mi propósito en la vida?

Estándar

Piense en un martillo. Está diseñado para clavar. Para eso fue creado. Ahora imagine que al martillo nunca se le da uso. Solo está guardado en la caja de herramientas. Al martillo no le importa.

Pero ahora imagine ese mismo martillo con un alma, consciente de si mismo. Pasan y pasan los días y él sigue en la caja de herramientas. Se siente extraño adentro, pero no está exactamente seguro porqué. Algo falta, pero no sabe que es.

Entonces un día alguien lo saca de la caja de herramientas y lo usa para quebrar algunas ramas para la chimenea. El martillo está muy feliz. Al martillo le encanta ser sostenido, esgrimido y estar golpeando las ramas. Sin embargo al finalizar el día, aún no se siente realizado. El golpear las ramas fue entretenido, pero no fue suficiente. Algo falta todavía.

En los días siguientes es usado a menudo. Reforma una tapa de rueda, destruye una plancha de yeso, restituye la pata de una mesa. Sin embargo, aun se siente no realizado. Ansía más acción . Quiere que lo usen tanto como sea posible para derribar, quebrar, arruinar, abollar cosas. Se imagina que no ha tenido suficiente de estos acontecimientos para satisfacerlo. Más de lo mismo, cree es la solución a su falta de realización.

Entonces un día alguien lo usa en un clavo. De repente, se encienden las luces en su alma de martillo. Ahora entiende para que fue verdaderamente diseñado. Fue para golpear clavos. Todas las otras cosas que él golpea palidecen en comparación. Ahora sabe lo que su alma de martillo estaba buscando todo el tiempo.

Hemos sido creados a la imagen de Dios para tener una relación con él. Tener esa relación es la única cosa que va a satisfacer esencialmente nuestras almas. Hasta que llegamos a conocer a Dios, habremos tenido muchas experiencias maravillosas, pero no hemos dado en el clavo. Hemos sido usados para algunos nobles propósitos, pero no para el que fuimos esencialmente creados, no para el que a través del cual encontraremos: la mayor realización. Agustín lo resumió de esta manera: “Tu (Dios) nos has hecho para ti y nuestros corazones están intranquilos hasta que encuentran la paz en ti:”

Una relación con Dios es lo único que calmará nuestros anhelos. Jesús dijo, Yo soy el pan de vida: el que a mi viene, nunca tendrá hambre; y el que en mi cree, no tendrá sed jamás.” Estamos hambrientos y sedientos en la vida hasta que llegamos a conocer a Dios. Tratamos de “comer” y “beber” toda clase de cosas para satisfacer nuestra hambre y sed, pero no obstante ellos permanecen.

Somos como el martillo. No nos damos cuenta que pondrá fin al vacío, a la falta de realización en nuestras vidas. Aún en medio de un campo de concentración nazi, Corri Ten Boom encontró que Dios lo satisfacía plenamente: “La base de nuestra felicidad estaba en que nosotros supimos que estuvimos ocultos con Cristo en Dios. Podemos tener fe en el amor de Dios…nuestra Roca que es más fuerte que la más profunda oscuridad.”

Generalmente cuando dejamos a Dios afuera, tratamos de realizarnos en cosas que no tienen que ver con Dios, pero nada logra satisfacernos. Pasamos “comiendo” o “bebiendo” más y más, erróneamente pensando que “más es la respuesta al problema, sin embargo no estamos nunca completamente satisfechos.

Nuestro mayor anhelo es conocer a Dios, tener una relación con él. .. Por qué? Porque esa es la manera como hemos sido creados. ¿Ya ha dado en el clavo?

Original de Cadaestudiante.com 

Vivir en familia. Lo que nadie te dice

Estándar

Hace un rato mi hermana me gritó muy fuerte y hasta sin querer me golpeó el pie con una puerta -estoy bien- porque no la escuché en un momento de desespero y no cumplí sus expectativas en ese instante… Y me di cuenta que somos tan irritables y estamos siempre al borde de herir a los que están a nuestro alrededor por alguna insatisfacción que sintamos lo que causa el deseo de gritar, humillar, y cualquier verbo que sea el opuesto de amar… pero eso es normal en cualquier familia, no?

Aquí te diré lo que es cierto de las familias… somos un desastre, siempre peleamos. Nunca es la historia bonita que se cuentan en los libros de sociales… pero eso está bien, estamos en un proceso y todos somos parte de ese refinamiento que aunque desagradable, a la larga probará ser para bienestar.

Es un gran desafío vivir en familia y llevársela bien con los demás miembros… siendo honesto, creo que es imposible para TODOS soportarnos a cabalidad, sobretodo cuando creces. Si no es una pelea/desacuerdo/discusión con tu hermana o hermano que termina en unos cuantos días sin hablarse, entonces es una de esas situaciones en las que deshonras a tus padres por desobedecer o ser testarudo, o te molestas porque no te dan dinero y al final sabes que tienen que superarlo porque por mas que sea son familia. El amor que hay en este vinculo es muy fuerte. Casi inquebrantable.

Pienso que muchas familias ponen grandes fachadas delante de la sociedad por miedo a ser imperfectos y el deseo de ser siempre mejores que otros, mas al nivel de moralidad estipulado -por quién?  Por la misma sociedad- y sobretodo por no tener ‘rabo de paja’ en cuanto a las apariencias se refiere…

Cuanto orgullo hay detrás de estas mascaras que ponemos los domingos en la iglesia cuando llegamos peleando entre nosotros y al entrar parece que hay un nuevo mundo en el que olvidamos los segundos pasados, o cuando hablamos sin parar sobre lo bien que nos la llevamos y cuánto amamos a nuestra familia -y no es mentira-…

[pero] nos da miedo aceptar que somos incapaces de sostener una relación impecable con nuestra familia porque queremos cumplir expectativas que otros tienen de nosotros, pero he aprendido que Jesús no espera tanto de nosotros, simplemente que amemos de verdad… y de corazón,  pero eso lo podemos lograr solo dejándonos amar por él,  aceptando que él nos ayuda en nuestra debilidad y no nos manda a caminar millas que no está dispuesto a recorrer con nosotros. Dios siempre está de nuestro lado alentandonos y acompañandonos a traves de las durezas de la vida, en cada valle de sombra el se encuentra con su luz guiandonos para no dejarnos tropezar. Sólo recibiendo  esta gracia y amor maravillosos en la intimidad e individualidad con Jesús podremos darle a nuestra familia ese amor que tanto fingimos y nos cuesta entregar.

Pero debemos disponer nuestro corazón a someterse al toque de nuestro amigo fiel, no debemos resistirnos a su poder transformador.

Su amor ya nos ha hecho triunfar en este particular, mucho antes de luchar con aceptar o tolerar a nuestros seres queridos… y a nosotros mismos. La insatisfacción y la lucha al momento de amar a nuestras familias es un reflejo de lo quebrantada que está nuestra relación con el padre (abba). Y también es un recordatorio de que el hombre está de regreso a un camino de relacionarse con su verdadera familia, su padre, su creador, por tanto las carencias existentes en nuestras relaciones en la tierra son vacíos que no pueden ser del todo llenados con nuestros iguales, ellos también tienen la misma necesidad de Dios.

Hagamos el sacrificio de entender y tolerar a nuestros seres queridos para demostrarles el amor verdadero que se encuentra en la fuente. JESÚS.

Vamos avanzando en este viaje de peregrinos, nuestro destino es la casa de nuestro padre donde seremos la familia perfecta en la que no hay diferencias, al fin todos seremos uno con el padre, y todos a una voz le adoraremos en un mismo sentir.

La paz os dejo, mi paz os doy; No se turbe vuestro corazón (John Piper)

Estándar

Juan 14:25-31

Estas cosas os he dicho estando con vosotros. Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho. La paz de Cristo. La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo. Y os lo he dicho ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. No hablaré mucho más con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo, y él no tiene nada en mí; pero para que el mundo sepa que yo amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vámonos de aquí”.

Una de las cosas más maravillosas y sorprendentes y dulces en la Biblia es darnos cuenta de que solo unas horas antes que Jesús fuera crucificado, Él estaba preocupado por la paz y el gozo y la fe de sus seguidores. Piénselo. Él está a punto de ser torturado hasta morir con uno de los medios de tortura más horrible alguna vez ideado, y Su preocupación era solidificar la paz y el gozo y la fe en las almas de Sus seguidores.

¿Qué hubiéramos hecho nosotros si no solo supiéramos que mañana moriríamos, sino que también seríamos torturados por quién sabe cuánto tiempo? Supongo que estaríamos desesperados por encontrar nuestra propia paz, y nuestro propio gozo, y nuestra propia fe. Probablemente no estaríamos derramando nuestra preocupación por la paz y el gozo y la fe de nuestros amigos y familiares. A menos que Jesús nos hubiera llenado con Su paz y gozo y fe, a fin de que estuviéramos libres para pensar en los demás.

La noche antes de Su sufrimiento

Paz. Gozo. Fe. Esta era Su preocupación por Sus seguidores la noche antes de Su sufrimiento. ¡Sorprendente! Vea el versículo 27. Paz. “La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Vea el versículo 28b. Gozo. “Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo”. Vea el versículo 29. Fe. “Os lo digo desde ahora, antes de que pase, para que cuando suceda, creáis [¡tengan fe!]”.

Este es su enfoque justo antes de sufrir. Quiero que tengan paz. Quiero que tengan un gozo profundo. Quiero que crean en lo que digo y en lo que hago, que tengan una fe inconmovible. Quiero que tengan el tipo de paz que doy, no la del mundo; el tipo de gozo que doy, no el del mundo; el tipo de fe que doy, no la del mundo. Este es el resultado práctico de estos versículos -de hecho, es el resultado de esta noche, de este sufrimiento, de este evangelio.

¿Una preocupación desvinculada de las crisis globales?

Ahora suponga que el pensamiento llega a su mente, como lo hace en las mentes de muchos: Esto parece subjetivo, emocional, individualista, social y cultural y políticamente débil, desvinculado de la gran crisis global, pública, sistemática y de las injusticias y calamidades de nuestro tiempo. Suponga que éso es lo que usted piensa cuando escucha que el Señor del universo dedicó Su última noche antes de morir a edificar paz y gozo y fe en los corazones de sus seguidores (versículo 27).

Esta es mi respuesta. Escoja su crisis, su injusticia: La pobreza, con todas sus causas internas y externas. La devastación de las drogas y las adicciones. La corrupción de cuello blanco como las del esquema Ponzi, o el nepotismo, o el blanqueo de dinero, o la obsolesencia planificada, o el establecimiento de los límites ultimativos, o la malversación, o los movimientos internos de valores o el soborno. O elija las hostilidades étnicas y religiosas – como los birmanos contra el pueblo cristiano kachim, o los musulmanes nigerianos contra los cristianos nigerianos, o la masacre en Siria.

Pregunto, ¿de dónde vienen estas cosas? ¿De dónde vienen estos impulsos humanos que llevan a todos estos comportamientos destructivos? Provienen de corazones carentes de la paz de Jesucristo, y del gozo de Jesucristo, y de la fe de Jesucristo. Pero donde esa paz y ese gozo y esa fe resisten, esos comportamientos son vencidos.

Por tanto, antes de llegar al tema, (así llamado) práctico, (así llamado) importante y socialmente urgente de la homosexualidad en la próxima semana, yo sé, más allá de toda duda, que el mensaje de hoy (¡y cada mensaje!) es radicalmente político y social y global. Y es mucho más profundo, mucho más penetrante, mucho más permanente y transformador, que si considero débiles a los temas de la paz y el gozo y la fe de Jesús. No son débiles, son volcánicos. Son la raíz de un nuevo orden mundial. Y algún día Jesús mismo vendrá de nuevo, tomará toda la cizaña, y traerá un nuevo orden lleno de florecimiento.

Mientras tanto, abra sus ojos, y su mente, y su corazón para ver y recibir lo que él está haciendo en Su última noche.

El Nuevo Testamento es confiable como una roca sólida

Proveamos el fundamento con los versículos 25 y 26: Estas cosas os he dicho estando con vosotros. “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho”.

Jesús está respondiendo la pregunta, para ellos y para nosotros: ¿Cómo es que serán creados los documentos fundacionales de la iglesia, de modo que sean confiables como una roca sólida? Los apóstoles no tienen grabadoras, cámaras de video, o taquígrafos. ¿Cómo recordarán todo lo que Jesús les ha enseñado, y cómo comprenderán lo que recuerdan, pues ellos están, obviamente, en tinieblas con relación a mucho de lo que está ocurriendo?

Y esta es la respuesta de Jesús. Y Su respuesta es tan importante como 2da a Timoteo 3:16-17, donde Pablo dijo: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra”. Ese es el testimonio apostólico sobre todo el Antiguo Testamento. Es inspirado por Dios y por tanto es confiable y útil.

¿Qué podemos decir del Nuevo Testamento? ¿Qué podemos decir de los documentos que escribirían los mismos apóstoles y los que estaban estrechamente vinculados con ellos? La respuesta de Jesús, en Juan 14:26, es: “El Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho”. Es decir, velará por ello para que ustedes recuerden lo que quiero que recuerden, y les enseñará, es decir, les ayudará a comprender para que cuando lo escriban puedan hacer comprender con claridad.

Maravillados por los evangelios

En otras palabras, de la misma forma en que Pablo testificó de la inspiración del Antiguo Testamento, así Jesús prometió la inspiración del Nuevo Testamento. Esto es exactamente lo que los apóstoles que estaban haciendo. Escuche cómo Pablo lo expresa en 1ra a los Corintios 2:12-13: “Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente, de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu”.

Esto es lo que Jesús prometió. El Padre enviará al Espíritu Santo. Él les recordará lo que quiere que la iglesia sepa. (Lo que, a propósito, implica que ellos han visto y escuchado estas cosas). Eran testigos oculares. Él no prometió crear nuevos eventos en sus mentes, eventos que no hubieran experimentado. Prometiómemoria, no creatividad). Y Él prometió enseñanza. “El os enseñará todas las cosas” (versículo 26) – todas las cosas necesarias para dar una verdadera interpretación de lo que Cristo dijo e hizo, y quién era.

Ahora está listo el escenario. Esto es lo que está ocurriendo en los versículos 27-31. Un año después, Juan está recordando y está enseñando. Y está haciéndolo por el bienestar de nuestra paz y gozo y fe. Y, por supuesto, esta es la esencia de todo el Evangelio de Juan, la memoria y enseñanza inspirada del apóstol por el bien de nuestra fe y gozo y paz y vida.

Maravíllese mientras lee los Evangelios. Esté expectante. Jesús los planificó. Jesús los patrocinó. Los inspiró mediante el Espíritu. En un sentido real, el Cristo resucitado, escribió Su propia historia. Estos no son libros ordinarios. Maravíllese por tenerlos. Tenga expectativas mientras los lee. Pida al mismo Espíritu Santo que inspiró la escritura, que ilumine su lectura.

Fundacional hasta la muerte de Jesús

Ahora, vaya conmigo a los versículos 27-31, y permita que Jesús ponga su paz y su gozo y su fe en usted igual lo hizo en Sus seguidores esa noche. Regresemos, pues donde Él termina es el fundamento de todo, a saber, Él irá a la cruz para dar Su vida por sus ovejas.

Versículos 30-31: “No hablaré mucho más con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo, y él no tiene nada en mí; pero para que el mundo sepa que yo amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vámonos de aquí”. Ellos han estado en el aposento alto después de la última cena. Ahora Él hace Su movida hacia el jardín de Getsemaní, donde será arrestado y llevado a morir.

Así que ilumina ese “viaje” del modo que quiere que ellos lo comprendan y crean. Está sirviendo a la fe de ellos. Y lo que quiere que vean y crean es que el diablo, (“el príncipe de este mundo”) es real y está activo, y, en un sentido crucial, está incapacitado. Versículo 30b-31a: “Viene el príncipe de este mundo, y él no tiene nada en mí; pero para que el mundo sepa que yo amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago”. Satanás ha entrado en Judas (Lucas 22:3), y ya viene. Pero no es por él que voy. Satanás no es decisivo.

¿Por qué no? Porque (versículo 30 al final): “él no tiene nada en mí”. Literalmente: “nada tiene en mí”. Es decir, nada en mí para acusarme. No hay un pecado en donde pueda colgar su gancho. No hay una culpa donde pueda hincar sus acusaciones. Por todas partes busca, en la armadura de mi justicia, y no encuentra acceso a mi santa alma. No hay grieta en esta armadura. Satanás no tiene poder para gobernar a un hombre sin pecado.

Por tanto, ¿por qué entonces fue arrestado Jesús? ¿Por qué muere? Jesús nos dice claramente quién está a cargo en esta noche. Versículo 30 (al final)-31a: “él [Satanás] no tiene nada en mí; […] y como el Padre me mandó, así hago”. Satanásno es la explicación del Calvario, es la obediencia. “Como el Padre me mandó, así hago. . . Levantaos, vámonos de aquí”.

Quiero que sepan, dice Jesús, y quiero que el mundo sepa, que la traición demoníaca y la negación demoníaca, y la mentira demoníaca, no estén gobernando en esta noche. El amor está gobernando esta noche. Estoy obedeciendo al Padre (versículo 31b) “para que el mundo sepa que yo amo al Padre”. No soy controlado por las mentiras de los falsos testigos. Soy controlado por el amor de Mi Padre. La cruz no fue, fundamentalmente, el resultado de la coacción del maligno; fue la conformidad del amor. Las raíces de la cruz se extienden atrás hasta antes de la creación, hacia la Divinidad eterna, donde Dios el Hijo siempre ha amado infinitamente a Dios el Padre. “Para que el mundo sepa que yo amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago” (Juan 14:31).

Ahora estamos listos para mirar brevemente la fe en el versículo 29, y el gozo en el versículo 28, y la paz en el versículo 27. El fundamento de cada una de las tres es que Satanás no es soberano en la muerte de Jesús: el amor es soberano.

Fe

Versículo 29: “Os lo digo desde ahora, antes de que pase, para que cuando suceda, creáis”. Él lo había dicho antes: Juan 13:19: “Os lo digo desde ahora [hablando de la traición de Judas], antes de que pase, para que cuando suceda, creáis que yo soy”.

En otras palabras, además de todas las cosas que están ocurriendo a Jesús, y todas las cosas que Jesús hace, que en sí mismas podrían debilitar la fe, Él añade esta: la predicción. No solo experimenta dolor, y hace cosas glorisas para debilitar la fe, todo lo predice mostrando que Él teje los hilos de la soberanía mediante sus últimas palabras.

El propósito de la predicción es mostrar con claridad quién está a cargo. No es Satanás. No es Pilatos. No es Herodes. No son los judíos. No son los soldados. Mi Padre está a cargo (Hechos 4:27-28). Y mediante Su mandato, Yo estoy a cargo(Juan 3:35; 13:3). Nadie toma mi vida de mí (Juan 10:18).

Por tanto, confíen en mí, tengan fe. Pongan su fe en nuestra obra (la obra del Padre y Mía), y en nuestro divino poder. El maligno no tiene la ventaja. Nosotros la tenemos, el Amor la tiene. Y si eso fue cierto en la hora más oscura de la historia, será cierto en la hora más oscura de su vida, si usted confía en Él. Él estaba hablando y obrando para nuestra fe, en Su última noche. Permita que sea despertada.

Gozo

Versículo 28: Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo.

Este es el argumento: El Padre es mayor que yo. Lo que creo que tiene dos significados. Uno es que el Padre, durante la encarnación, es mayor en gloria y más exaltado porque Jesús se ha humillado para servir y sufrir. El otro significado es que desde la eternidad el Padre ha sido quien engendra al Hijo, es decir, quien se yergue eternamente en una perfecta imagen y resplandor de Sí mismo. Su naturaleza tiene una “impresión exacta” en el Hijo. Su gloria tiene un resplandor perfecto en el Hijo (Hebreos 1:3). Así que son igualmente Dios, de la misma naturaleza divina, pero diferentes en rol, y Jesús dice que por el rol único del Padre, el Padre es mayor.

Nuestro gozo en el gozo de Jesús

Y como él tiene esa relación con el Hijo, Jesús dice, ustedes debieran regocijarse cuando me vean retornar a esa experiencia más inmediata de la gloria del Padre. En otras palabras, el gozo de Jesús, al estar cerca del Padre, debiera ser parte del gozo de Sus seguidores al estar cerca de Él. Debiéramos estar alegres por la alegría de Jesús en la gloria del Padre. Parte de nuestro gozo en Jesús es en el gozo de Jesús en Su Padre.

“Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre” (Juan 14:28). Así que nuestro gozo no es el gozo del mundo. ¡Oh cuán diferente es el fundamento del gozo del cristianismo! Dios da un gozo a su pueblo, un gozo diferente al gozo que da el mundo. Nuestro gozo tiene raíces infinitas. Es una participación en el mismo gozo de Dios en Dios.

Absolutamente dependientes de él

Y recuerde, fue principalmente en la cruz que Dios nos mostró este amor entre el Padre y el Hijo. Versículo 31: “Para que el mundo sepa que yo amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago”. De modo que esto significa, prácticamente, que antes de ir a la cama cada noche usted dice: “Padre, te alabo por el amor que existe entre Tú y el Hijo Jesús. Te alabo por el gozo que tienen el uno por el otro. Y me percato de que por este amor y por este gozo, fue que Cristo sufrió la cruz (Hebreos 12:2). Y por tanto, de él dependen absolutamente, mi perdón, mi justificación, mi vida. Así que estoy alegre en Tu alegría en Jesús y en la Suya en Ti. Gracias por darme una probada de este gozo”.

Paz

Fe. Gozo. Paz. Finalmente, versículo 27: “La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

En las últimas horas de Su vida, Jesús está ayudándonos a volvernos personas temerarias y pacíficas. La paz que tiene en mente puede incluir la paz suprema de todas las cosas en el cielo nuevo y la tierra nueva. Pero no es en eso en lo que Él se enfoca aquí. Lo sabemos porque dice: “No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Tiene en perspectiva nuestro corazón, y la paz de nuestro corazón, y la temeridad de nuestro corazón, y las aguas apacibles de nuestro corazón. Quiere que Su pueblo sea libre de la ansiedad, ahora.

No la paz de las circunstancias de Dios

Y sabe que el único tipo de paz de corazón que puede dar el mundo es la paz mental basada en las buenas circunstancias. Si el mundo puede quitar nuestros problemas, mediante el seguro médico, o las cuentas de retiro, o la protección contra inundaciones, o los albergues antibombas, o los dispositivos que ahorran trabajo, entonces el mundo puede dar algo de paz mental.

Pero Jesús dice (a mitad del versículo 27): “no os la doy como el mundo la da”. Quiere decir que Su paz no está basada en las buenas circunstancias. Es dada, y sostenida, a pesar de las malas circunstancias. Así es como Jesús lo dice en Juan 16:33: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo”.

Su paz, no la nuestra

En otras palabras, nuestra paz no tendrá sentido para el mundo. Es por eso que Pablo, en Filipenses 4:7, la llama “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento”. El entendimiento humano no puede producirla, o aferrarse a ella. ¿Por qué no?

La razón suprema es que no es una paz humana. Es la paz de Dios. La paz entre Jesús y Su Padre: Versículo 27: “La paz os dejo, mi paz os doy”. Mi paz. No estoy creando la paz de ustedes. Estoy compartiendo, con ustedes, mi paz. Estoy trayéndoles a mi paz.

¿Tu paz, Jesús? Están a punto de matarte. ¿Qué tipo de paz es esa? Paz perfecta, con mi Padre. Mañana iré a la cruz, y allí abriré la puerta para que mis ovejas entren a Mi paz con Mi Padre. Satisfaré Su justicia, y adquiriré el perdón de ustedes, y proveeré para la justicia de ustedes. Y les traeré a la misma paz que disfruto con Mi Padre.

Y nada, y nadie, será capaz de quitársela a ustedes. “Mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

Reciban Mi fe que tengo en la soberanía de Mi Padre sobre Satanás. Reciban Mi gozo que tengo en la grandeza de Mi Padre. Y reciban Mi paz que tengo sobre el favor de Mi Padre.

Fe. Gozo. Paz: La Suya y de ustedes. Tenemos un maravilloso Salvador, y una gran salvación.

Viviendo por Fe en la gracia venidera. (Sermón de John Piper)

Estándar

Así que, aunque nuestra fe está fundada en actos decisivos de la gracia redentora del pasado, la fe obra en cada momento para convertir nuestras resoluciones de bondad en obras de pureza y amor (paciencia, benevolencia, bondad, humildad, fe, dominio propio) haciéndonos mirar hacia arriba y hacia adelante, hacia la fuente ilimitada de gracia que viene a nosotros mediante un río de promesas para cada momento del día. Vivimos por fe en la gracia venidera que siempre nos llega.

Post completo en Deseando a Dios