Vivir en familia. Lo que nadie te dice

Estándar

Hace un rato mi hermana me gritó muy fuerte y hasta sin querer me golpeó el pie con una puerta -estoy bien- porque no la escuché en un momento de desespero y no cumplí sus expectativas en ese instante… Y me di cuenta que somos tan irritables y estamos siempre al borde de herir a los que están a nuestro alrededor por alguna insatisfacción que sintamos lo que causa el deseo de gritar, humillar, y cualquier verbo que sea el opuesto de amar… pero eso es normal en cualquier familia, no?

Aquí te diré lo que es cierto de las familias… somos un desastre, siempre peleamos. Nunca es la historia bonita que se cuentan en los libros de sociales… pero eso está bien, estamos en un proceso y todos somos parte de ese refinamiento que aunque desagradable, a la larga probará ser para bienestar.

Es un gran desafío vivir en familia y llevársela bien con los demás miembros… siendo honesto, creo que es imposible para TODOS soportarnos a cabalidad, sobretodo cuando creces. Si no es una pelea/desacuerdo/discusión con tu hermana o hermano que termina en unos cuantos días sin hablarse, entonces es una de esas situaciones en las que deshonras a tus padres por desobedecer o ser testarudo, o te molestas porque no te dan dinero y al final sabes que tienen que superarlo porque por mas que sea son familia. El amor que hay en este vinculo es muy fuerte. Casi inquebrantable.

Pienso que muchas familias ponen grandes fachadas delante de la sociedad por miedo a ser imperfectos y el deseo de ser siempre mejores que otros, mas al nivel de moralidad estipulado -por quién?  Por la misma sociedad- y sobretodo por no tener ‘rabo de paja’ en cuanto a las apariencias se refiere…

Cuanto orgullo hay detrás de estas mascaras que ponemos los domingos en la iglesia cuando llegamos peleando entre nosotros y al entrar parece que hay un nuevo mundo en el que olvidamos los segundos pasados, o cuando hablamos sin parar sobre lo bien que nos la llevamos y cuánto amamos a nuestra familia -y no es mentira-…

[pero] nos da miedo aceptar que somos incapaces de sostener una relación impecable con nuestra familia porque queremos cumplir expectativas que otros tienen de nosotros, pero he aprendido que Jesús no espera tanto de nosotros, simplemente que amemos de verdad… y de corazón,  pero eso lo podemos lograr solo dejándonos amar por él,  aceptando que él nos ayuda en nuestra debilidad y no nos manda a caminar millas que no está dispuesto a recorrer con nosotros. Dios siempre está de nuestro lado alentandonos y acompañandonos a traves de las durezas de la vida, en cada valle de sombra el se encuentra con su luz guiandonos para no dejarnos tropezar. Sólo recibiendo  esta gracia y amor maravillosos en la intimidad e individualidad con Jesús podremos darle a nuestra familia ese amor que tanto fingimos y nos cuesta entregar.

Pero debemos disponer nuestro corazón a someterse al toque de nuestro amigo fiel, no debemos resistirnos a su poder transformador.

Su amor ya nos ha hecho triunfar en este particular, mucho antes de luchar con aceptar o tolerar a nuestros seres queridos… y a nosotros mismos. La insatisfacción y la lucha al momento de amar a nuestras familias es un reflejo de lo quebrantada que está nuestra relación con el padre (abba). Y también es un recordatorio de que el hombre está de regreso a un camino de relacionarse con su verdadera familia, su padre, su creador, por tanto las carencias existentes en nuestras relaciones en la tierra son vacíos que no pueden ser del todo llenados con nuestros iguales, ellos también tienen la misma necesidad de Dios.

Hagamos el sacrificio de entender y tolerar a nuestros seres queridos para demostrarles el amor verdadero que se encuentra en la fuente. JESÚS.

Vamos avanzando en este viaje de peregrinos, nuestro destino es la casa de nuestro padre donde seremos la familia perfecta en la que no hay diferencias, al fin todos seremos uno con el padre, y todos a una voz le adoraremos en un mismo sentir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s