De amores y voluntades.

Estándar

¿Por qué nos empeñamos en torcer la voluntad de Dios, sobretodo cuando se trata de ‘amor’?

pasion

Verán,  en nuestra sociedad actualmente todo el mundo anda buscando a su media naranja, el indicado(a), the one, el perfecto(a), y pare de contar…

Algo similar he observado con extrema preocupación en nuestra cultura -cristiana- a lo largo de los años, trabajando con adolescentes y jóvenes (siendo parte yo mismo de los anteriores grupos mencionados), pero en este caso siendo ‘cristianos’ le atribuimos un sinfín de cosas a la voluntad de Dios -incluyendo el noviazgo y matrimonio- cuando la verdad es que lo que impacta de manera inimaginable en los resultados de nuestro futuro son las decisiones y acciones que tomamos a diario  -BASADAS EN LA VOLUNTAD DE DIOS-; no es que yo no crea en la voluntad de Dios, o en que Él tiene el matrimonio dentro de sus planes para la mayoría -excepto para los pablos de este siglo- (más referencias aquí 1 corintios 7:8-9), todo lo contrario, estoy plenamente convencido de lo que él promete: que tiene planes para bien para darnos un futuro y una esperanza… y todo nos ayuda a bien a los que le amamos… y dentro de ese futuro muy probable y mas seguramente están contados una pareja, hijos, casa y un hogar con abundante felicidad. Pero para ello, debemos estar seguros que aceptamos y vivimos en la voluntad de Dios.

Entonces ¿cuál considero que es el problema más común presentándose hoy en nuestros corazones, creencias y estilos de vida? -el cual afecta en nuestras decisiones y últimamente nos hace cometer grandes errores, dañando ese plan para bien destinado a nosotros-.

san-valentin

Muchas cosas están mal con nosotros como seres humanos, muchas otras como cristianos, y cuando somos jóvenes no vemos el panorama completo, porque somos tercos… dicho eso, cabe destacar que la idolatría ha traído y sigue trayendo problemas al hombre en su relación con Dios y con los demás, viviendo para el ‘yo’, con egoísmo y persiguiendo el bienestar momentáneo que está limitado a este mundo mortal… Si, la idolatría no es solo venerar imágenes… Es adorar o darle el lugar/importancia/espacio a otra cosa que no es Dios, cuando en realidad fuimos creados para hacer lo contrario… entonces, la idolatría es no darle a Dios el lugar y prioridad que merece en nuestro día a día.

De allí parte la gran problemática de nuestra cultura actual en la que intercambiamos el significado de la voluntad de Dios y lo acoplamos a lo que nos beneficia, o creemos que es lo mejor para nosotros basándonos en como nos hace sentir o qué obtenemos de ello… depende de cuánto placer o ‘alegría’ nos cause y también de cuantos esfuerzos y sacrificios que eso amerite -nos aterra que sean muchos, queremos todo fácil-.

Cuenta un relato que un chico tenía una relación de dos años con una chica a la que visitaba a diario en su caballo desde un pueblo a otro, y en repetidas ocasiones le dijeron que no le convenía pero él no quería hacer caso a las personas con experiencia que lo aconsejaban y decidió hacer este trato con Dios: “señor,  si no es tu voluntad que yo siga mi relación, hoy no podré llegar a casa de mi novia, pero si es tu voluntad, mi caballo me llevará directo hasta ella y así sabré que es para mi…” esa misma tarde el joven se montó en su caballo y este empezó a ir en la dirección a la que acostumbraba todos los días a la misma hora.

Sabemos el final de la historia, este joven decidió disfrazar su voluntad (en este caso la de su caballo) y hacerla parecer la voluntad de Dios… Todos sabemos que los animales actúan por instinto y el caballo ya tenía una rutina, era obvio lo que pasaría y como era seguro este joven decidió arreglar su destino a su conveniencia.

crossroad

Parece que vivimos a diario dejando nuestro futuro al caballo (nuestra terca voluntad egoísta) al dejar que éste tome las decisiones de importancia por nosotros, entonces nos quejamos cuando nos sale todo mal, o no es el resultado que queríamos. Por ejemplo: nos rompen el corazón, herimos a alguien, hay un embarazo no deseado, o un matrimonio infeliz -todo por decidir pensando en lo que queremos en ese momento-… pero si miramos en retrospectiva nos damos cuenta que siempre estuvo Dios señalando el camino y haciendo clara su voluntad, que es buena, agradable y perfecta pero para nosotros es increíblemente difícil aceptarla… precisamente porque somos orgullosos, egoístas y envanecidos, y nuestra mente tan limitada no puede entender sino hasta que Dios nos ilumina todo el panorama y ahí si abrimos la boca para decir: “oooooh, ahora si tiene sentido. Que tonto fui al no confiar en Dios cuando el me dijo, al final Dios todo lo obra para bien y me lo demuestra siempre pero esta vez me faltó fe”.

Algo tan importante como lo es una relación de pareja, o con quién vas a casarte, lo estamos decidiendo basándonos en nuestro propio interés a corto plazo de ‘no estar solos’ o ‘tener a alguien’… pensando que estamos satisfaciendo una necesidad… cuando la verdad nos estamos desgastando, no estamos siendo conscientes y entregamos todo en una relación que no tiene futuro probablemente porque o no es el tiempo o no es la persona adecuada…

Y cómo saber quién es la persona adecuada? ‘The one’…heart_question_mark

¡JA!

Anuncios

Un comentario en “De amores y voluntades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s