Nuestra lista VS la lista de Jesús

Estándar

20141101_113623

Hay momentos en nuestras vidas en los que nos quedamos observando fijamente una lista con nombres, los nombres de las personas en las que confiamos más,  o las que no nos han decepcionado tanto, y hasta las que por alguna razón son merecedoras de nuestra admiración.

También llega el momento en que mientras mas detenidamente pensamos y observamos esa lista, se va reduciendo y se va haciendo mas corta… se queda casi vacía,  con menos letras de las que comenzamos cuando la escribimos… entonces viene a nosotros un recuerdo, y pensamos en lo bueno de cada una de las personas cuyos nombres están ahí escritos y qué fue lo que nos motivó a escribirlos e incluso a dejarlos allí.

En esa lista que algún día podemos llegar a escribir u observar y hasta re-escribir infinitas veces o romper y desechar….  -si no lo has hecho ya- por lo general se encuentra el nombre de Jesús o Dios, casi siempre de último lugar; y cuando pensamos en ello, se produce en nosotros una inmensa tristeza y al mismo tiempo gozo… Qué contradicción.

Sentimos tristeza porque sabemos que lo hemos desechado, dudado de èl y hasta rechazado por causa de alguna mala experiencia o concepto errado que nos dejó la interacción con algún otro ser humano, grupo u organización social o religiosa que nos decepcionaron y por tanto se lo atribuimos a Jesús/Dios. Sentimos tristeza porque sabemos que lo intentamos, anduvimos por un tiempo en busca de Èl y nos dimos la oportunidad de conocerlo pero en la primera dura situación de la vida que nos encontró desprevenidos, simplemente nos cerramos y dejamos de intentar, dejamos de intentar porque nos creímos rechazados y desechados por Èl, sólo por el hecho de que nosotros nos rendimos con Jesús,  creemos que Èl hizo lo mismo.

Pero entonces también comienza una revolución dentro de nosotros,  una revolución que nos hace sentir un gozo/felicidad inexplicable porque sabemos que a pesar de lo que nosotros hicimos y aún hacemos (rechazarlo), Jesús hace todo lo contrario respecto a nosotros, de hecho, lo que Èl hizo por nosotros, trascendió nuestra historia, Él hizo algo que cumplió el deseo que precisamente lleva a todo ser humano en cualquier momento a tener una lista como la que mencioné antes… ese deseo es ser amados total y verdaderamente, sin hipocresía y sin prejuicios,  sin condiciones y sin requisitos.

Èl fue/es lo que toda alma anhela en realidad, Èl es el sueño  cumplido de tener alguien digno de admirar,  en quién depositar tu entera confianza, alguien más grande que nosotros mismos… Èl murió por amor a nosotros, entonces nos damos cuenta de que Él nos aceptó, nos hizo dignos de Dios, nos hizo aceptos, nos justificó,  pagó nuestra deuda y nos dió significado, más que eso… Èl no nos hizo el último nombre de su lista sino que lo escribió de primero como el nombre más importante en su lista de personas por las cuales morir y entregarse en sacrificio de amor y sufrir de tal manera.

Él nos presentó delante de Dios en una lista nueva, limpia y sin mancha, una lista de justicia,  de adopción como hijos, de absolución de pecado, una lista que hace constar nuestra libertad y  con garantía de vida eterna, una lista que lleva como título: PERDONADO y como sello REDIMIDO/RECONCILIADO; y a pesar de que muchas veces el ver su nombre de último en nuestras listas produce en nosotros cierto malestar, duda o conflicto interno… cuando Él vuelve a mirar la lista con nuestro nombre… suspira y repite: ‘Valió la pena, lo(a) amo y no habría escrito otro nombre, no habría evitado ningún de dolor y humillación, solo por amor y para que fuese salvo (a)…

LO HIZO POR NOSOTROS
LO HIZO POR EL MUNDO
LO HIZO POR MI
¡LO HIZO POR TI!

Estás inscrito en su lista con tinta indeleble… imposible de borrar

Eres el nombre en la lista de Jesús que lo hace suspirar…

Y tú, ¿tienes una lista propia?

¿Qué situaciones te llevan a escribir, analizar o modificar una lista como la descrita al principio?

¿Está Jesús/Dios en esa lista?

¿Qué produce en ti ver su nombre en la lista?

¿Cómo te hace sentir saber que estás en su lista y todo lo que implica eso?

¡Comentarios son bienvenidos!

Anuncios

2 comentarios en “Nuestra lista VS la lista de Jesús

  1. Bianca Corrales

    Dios bendiga al creado y administrador de este blog. Yo tengo planes de crear uno, lo estoy gestionando para el proximo año que ya esta aqui.. bendigo tu vida en ran manera sigue adelante! Tus reflecciones edifican y motivan mi vida mi corazon en integridad con Dios, creo que ese e el objetivo. Soy misionera en el pais de Costa Rica! Bendicions desde esta tierra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s