Estándar

Que tarde fue cuando entendi lo que tu me tratabas de explicar estando tan ciego de ser idiota. Como lamento tantas decisiones que me llevaron a perderte para siempre. Ahora solo me ahogaré en llantos y en palabras no pronunciadas. En recuerdos de decisiones que una vez tomadas no vieron ser ejecutadas tras el miedo de saberme inoportuno, de saberte extraña, de otro, libre, decidida. Cuanto duele amor, saber que me esperaste tanto y te cansaste de esperar, cuanto duele haber entendido muy tarde y luego dejarme acobardar. Cuanto duele que hoy, mia no te pueda llamar, y cuanto extraño entre tus brazos estar una vez más. Cuán alto pagué el precio de tu felicidad, cuán trágico este amor que siempre te voy a guardar.

Ahora que lejos estás, no me queda más remedio que a recuerdos regresar y verte solo en sueños donde te puedo besar, donde otra vez esa voz puedo escuchar, y esas veces que tu risa pude disfrutar. Allí seguiré perdiéndome cada vez que quiera amar, y también sentirme amado de verdad, porque has sido la única que me entendió de verdad.

Lamento arruinar, nuestra única oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s